Diciembre / 2018

Extractos de Discurso titulación promoción 2018 Escuela de Medicina UFT

Santiago 21 de diciembre de 2018

“Buenos días médicos de la generación Finis Terrae 2018, autoridades, docentes, padres, familiares, amigas y amigos. Antes que todo les agradecemos la oportunidad de poder representarlos en este discurso. Es para nosotros un honor poder dirigirnos a ustedes en este día tan especial”.

“Esta es una instancia de gratitud. No podemos dejar de agradecer en primer lugar a nuestras familias, pololos y amigos, hoy aquí presentes, por el apoyo que nos brindaron en todo momento durante la carrera. Si bien el título tiene nuestro nombre, las emociones vividas estos años, son de todos los que hoy nos acompañan…”

“Historias y anécdotas tenemos miles…Vivimos de cerca el lado más amable de la medicina, vimos como un paciente con Neumonía, o con un infarto se mejoraba, y se iba de alta. Vimos cómo les cambiaba la cara cuando sus familiares les llevaban ropa, y vimos la diferencia entre verlos con su bata de hospital acostados, y verlos de pie, bien arreglados listos para partir a sus casas. Vimos su cara de felicidad al salir del servicio de hospitalización y sentimos el agradecimiento tanto en ellos como de sus familias. Sin embargo, también sufrimos la otra cara de la medicina. Nos tocó ver de frente aquellos casos que no tenían buen pronóstico. Tuvimos que conversar con familiares y pacientes, y explicarles que el futuro no era tan alentador. Nos tocó ver cómo un paciente con quien conversábamos, que saludábamos a diario, que examinábamos día a día, a quien dedicamos todo nuestro esfuerzo, fallecía”.

“La carrera te hace parte de las emociones de quienes te rodean, de la felicidad y la tristeza. Haces propia cada pequeña mejoría del paciente, y sufres intensamente cuando lo ves apagarse poco a poco. Y es por esto que hoy más que nunca, y sobre todo en nuestra profesión, es tan importante el lado humano. Valorar al paciente y su familia, ser amables, empáticos, porque detrás de cada paciente hay una historia familiar, y detrás de cada familia hay fragilidad a la espera de la recuperación de su ser querido. Nunca olvidemos aquello que nos motivó a entrar a estudiar Medicina…

Nunca olvidemos que todo lo que hacemos es por y para el paciente, que su bienestar tiene que ser nuestro fin último, y que siempre debemos dar nuestro 110%. Recordemos siempre la cara de aquellos pacientes contentos porque los escuchamos con atención, esas familias agradecidas por nuestra buena disposición y entrega, y esa alegría que compartíamos con todo el personal de salud cuando lográbamos sacar a un paciente adelante”.

“Nuestra Escuela de Medicina UFT siempre se ha caracterizado por la cercanía con sus estudiantes, y además de medicina aprendimos que, fuera de todo título o grado académico, todos somos personas. Nuestros docentes siempre nos enseñaron lo mismo, tratándonos con respeto y amabilidad. El día de mañana, nosotros seremos el médico a cargo de una sala, o el que atiende en Consultorio, el médico que tiene un interno, o varios alumnos. Y está en nosotros mantener esa conducta de respeto por el otro, de ser respetuosos y amables con quienes nos rodean. Es hora de que el Diostor, ese personaje lleno de conocimientos, pero de poca empatía con su entorno, comience a desaparecer de los hospitales, esa es nuestra misión. No dejemos que esos comentarios en los que nos dicen “eres seco porque estudiaste medicina”, nos hagan perder la humildad y el sentido. No dejemos que nos convenzan que somos mejores que el resto. Somos excepcionales y podemos lograr grandes cosas, sí, pero siempre con los pies bien puestos en la tierra, sabiéndonos falibles y trabajando siempre por dar lo mejor de nosotros en pos de los demás”.

“Ahora llegó la hora de ser buenos profesionales y buenas personas. Llegó la hora de trabajar por aquello que nos apasiona, de indignarnos por aquello que no funciona y de luchar por aquello que creemos será lo mejor para nuestros pacientes. Nunca olvidemos que fuimos formados en Hospitales pertenecientes al servicio público de salud. Y el día de mañana, ya sea que trabajemos en el sector privado o público, nuestro esfuerzo sea siempre llevar la medicina al paciente, al que está enfermo, sin mirar de quién se trata ni de donde proviene. No nos conformemos, no nos acostumbremos al sufrimiento de los pacientes, no dejemos de sentir esa pasión con la que hoy egresamos. Trabajemos en equipo, seamos constructivos, y contagiemos al resto nuestro amor por la profesión… No olvidemos nunca que antes que médicos somos personas, y como personas tenemos límites. Prioricemos lo importante y cuidemos nuestra salud física y mental, que solo así estaremos en las condiciones óptimas para trabajar por los demás. Vivamos al máximo y demos siempre nuestro máximo. Pongámonos metas altas y soñemos en grande…”

Felicitaciones a todos y muchas gracias.

Dra. Constanza Schüler - Dr. Israel Díaz
Representantes Generación Egreso 2018
Escuela de Medicina
Universidad Finis Terrae