Julio / 2021

Egresado de medicina realiza la residencia de dermatología

En diversas publicaciones en nuestra página web hemos entregado información acerca de las posibilidad de los egresados, posterior a terminar la carrera de medicina.

Esta vez le preguntamos a uno de nuestros egresados más destacados, el Dr. Marco Chauhán, quien en el pregrado se caracterizó por ser un alumno relevante en lo académico y por su buen trato personal.

Aquí su testimonio:
“ Soy Marco Chahuán Miranda, egresado de la carrera de medicina de la Universidad Finis Terrae. Mi período de formación en la especialidad de dermatología inicia en el 2019, momento en el cual ni imaginábamos que cosas depararía el futuro cercano en un año más. La residencia durante el período de pandemia COVID-19 ha sido un periodo de aprendizaje nuevo en múltiples áreas de la formación, sobre todo comparando la diferencia de lo que era el día a día pre pandemia v/s pandemia. Desde que empezó esta nueva forma de vivir, trabajar y aprender ha sido complicada, pero no menos fructífera. Al comienzo no se sabía como iba a funcionar la formación más telemática y clases por plataformas de video conferencia las cuales desde mi punto de vista llegaron para quedarse a complementar la formación médica”

Acerca de su especialización nos comenta:
“En el ámbito de mi especialidad tuvimos una cuota de suerte ya que, en los momentos más álgidos de la pandemia en el país, realizamos policlínicos virtuales con fotos de los pacientes que veían nuestros docentes y compañeros de forma presencial para poder discutirlos y debatir de forma telemática con otros residentes que no podían asistir a campo clínico por temas de aforo y cuarentenas. Esta forma de teledermatología que se aplica en lugares sin acceso al profesional dermatológico fue de grandísima ayuda para los residentes en términos de formación ya que se puede analizar los casos de forma detallada sin mayores dificultades, sobre todo porque nuestra especialidad antes que todo es visual, dándonos la facilidad de poder aprender sin tanto conflicto como lo era pre pandemia. Además, tuvimos la suerte de obtener tiempo preciado extra para poder estudiar tranquilos ya que el tiempo es lo más escaso que hay en una residencia.

Luego cuando pudimos ir con más frecuencia a nuestras actividades diarias se hacía un poco más triste de no poder compartir con todos los compañeros o staff en el hospital o reuniones clínicas.
En los periodos de más control de la pandemia pudimos realizar bastantes cirugías menores de los pacientes sobre todo con alguna sospecha diagnóstica de cáncer cutáneo que quedaron en las listas de espera de los hospitales o consultorios de nuestro servicio de salud.

También nos sorprendió esta enfermedad debido al gran porcentaje de patologías que empezaron a llegar al policlínico relacionado con el mismo SARS Cov-2 (exantemas maculopapulares, eritema pernio, varicella like, erupciones petequiales, efluvio telógeno, etc.) como secundario al uso de EPP’s (reacciones acneiformes, maskné, exacerbación de rosácea, dermatitis de contacto irritativa o alérgicas, etc).

Finalmente nos señala:
“Por último, nos hemos dado cuenta que con cada dificultad existen nuevas oportunidades para crecer o mejorar la situación actual que de otra forma no se nos hubiera ocurrido en situaciones de confort. Un gran saludo a toda la comunidad de MEDFINIS.”

Agradecemos a Marco, por su visión de su especialidad y el desarrollo de la misma en tiempos actuales.