Octubre / 2019

Día mundial de la salud mental

El día mundial de la salud mental es una instancia de reflexión, no sólo del cómo enfrentamos las patologías mentales o psiquiátricas, sino que también cómo nos relacionamos los unos a los otros y cómo estamos construyendo sociedad.
Algunos datos que nos pueden ayudar:
En primer lugar, 1 de cada 5 personas ha presentado alguna patología psiquiátrica durante la vida, las cuales se presentan principalmente antes de los 45 años, lo que nos indica la alta prevalencia -especialmente en población joven- de las enfermedades psiquiátricas (1). Segundo, las patologías neuropsiquiátricas son una de las enfermedades que más impactan el funcionamiento social y laboral de las personas, con un alto costo no solo individual y familiar, sino también económico. De hecho, las proyecciones económicas mundiales indican que las patologías mentales serán las más costosas para las sociedades, por sobre el cáncer y la diabetes (2). Tercero, y en contradicción a lo anterior, el gasto en salud dirigido a salud mental es evidentemente insuficiente no sólo en Chile, sino que también en el resto del mundo. En nuestro país, sólo el 2,4 % del presupuesto en salud va dirigido a salud mental, muy por debajo de los países de la OCDE y de las recomendaciones internacionales (3). En resumen, las enfermedades mentales o los estados mentales que en algún momento producen sufrimiento en la población son altamente prevalentes, con un alto impacto individual y social, pero la importancia y los recursos destinados no se correlacionan con esta realidad. Nuestros esfuerzos en políticas públicas debieran dirigirse a revertir esta situación y, además, enfocarse en detectar precozmente las enfermedades psiquiátricas para disminuir el impacto que estas tienen en nuestra sociedad. Por último, y no por eso menos importante, hablar de salud mental no sólo es hablar acerca de las enfermedades psiquiátricas, sino que también es re-mirar cómo estamos construyendo sociedad. La salud mental está indefectiblemente relacionada con la felicidad y el bienestar global. Por lo tanto, qué hacemos para mejorar nuestra calidad de vida, para incorporar e integrar en nuestra realidad a un otro distinto como alguien válido y esencial, o para acoger y empatizar con el dolor y sufrimiento ajeno es parte de los esfuerzos que debemos hacer –individualmente y como sociedad- para mejorar o enfrentar adecuadamente esto que llamamos globalmente salud mental.

Dr. Ruben Nachar
Dr. Alfonso González
Línea de Salud Mental – Escuela de medicina
Universidad Finis Terrae

(1) Steel Z. et al. The global prevalence of common mental disorders: a systematic review and meta-analysis 1980-2013. Int J Epidemiol. 2014; 43: 476-93.
(2) The Global Economic Burden of Noncommunicable Diseases. World Economic Forum. 2011.
(3) Errazuriz P. et al. Mental health financing in Chile: a pending debt. Rev Med Chil. 2015; 143: 1179-86.